CRIO YO - CRIOLLO

Ser CRIOLLO, en la mayoría de los casos, nos conlleva a centrarnos en un escenario latinoamericano, hispanoparlante y culturalmente hablando, nos implica un imaginario cálido que contrasta con el de una cotidianidad rezagada, de la cual muchos tratamos de escapar, dejando en evidencia un fenómeno popular de quien sufre el desarraigo y se encuentra sumergido en una búsqueda constante por la identidad, ese YO, ese pequeño y atomizado momento de nuestra vida, en el que crecimos y fuimos educados para CREER, para depositar la fe, la energía en ese receptáculo intangible que nos hace, poder verificarnos en el ejercicio pictórico como hacedores de imagen, como escritores del vértigo, como guionistas de la cotidianidad y la vida citadina. CREAR una huella, proveniente desde el epicentro de un pequeño lugar, de entre los ríos y valles, del calor de la junta en la cuadra ó de la espesura del Cauca y el rezago de las mulas, del pintoresco romanticismo en la
inocente infancia de quien hace los mandados en la parsimonia de un pueblo, de la cumbia y la parranda, de la caña, y por que no, del Aguardiente. Una vez teniendo esto claro… En esta muestra se hace inevitable reconocer la labor del Arriero, del campesino, del habitante errante, del migrante, del inquilino que reside en si mismo, haciendo uso de la nostalgia en su memoria para reconfigurarse su casa, de quien acarrea su historia al hombro dejando un legado a su paso, y procura CRIAR desde el regocijo y la pujanza, desde la extensión de la vida como su mayor fuente de inspiración.

Con el mismo profundo anhelo que compartimos todos: El de quien ama y de quien goza, de quien vislumbra un porvenir que se abre paso, llevando las toneladas de dulzor como un tren cañero.

Bienvenidos a la primera exhibición de KABE, una huella característica y transitoria por su memoria y la recapitulación de ejercicios plásticos y de sus raíces.

@TRESOKUNO

Carrito de compra