LENGUAJE EN CÓDIGO.

“Errar es humano. Ocultar los errores es imperdonable”

Darío Echeverry


“Las calles están plagadas de códigos, solo hay que tener una cierta sensibilidad para verlos, para leer e interpretarlos. Quizá muchos de ellos son invisibles para la mayoría de la población flotante que transita día a día. Sin embargo, para nosotrxs no. El handstyle es una manigua de tinta a base de alcohol y spray que dice mucho más de lo que está escrito en el nombre del writer. En cada tag se lee en distintas capas, nerviosismo, tranquilidad, tiempo, movimiento, nivel de embriaguez, estilo, e incluso tradición y escuela. El tag es la metonimia del grafiti, la parte por el todo, ahí, en ese pequeño gesto está condensada la pugna personal por intervenir espacios de manera ilegal, la pregunta por la persistencia en la calle, el diálogo con una ciudad siempre al borde del abismo. En un tag se leen los demonios, las tristezas y las impotencias, las alegrías y los amores.

Las ciudades en las que habitamos están invadidas por tags, es difícil transitar por cualquier lugar y no ver la marca de alguien que ya señaló el spot y con ese gesto dijo, quizá sin saberlo: esto me pertenece; esta firma, como en un contrato, hace un pacto con el espacio intervenido, una hendidura, un matute de quien entrega un poco de pigmento y puede recibir violencia y reconocimiento en igualdad de proporciones En los últimos diez años en lugares inesperados de muchas ciudades he visto la marca, la tipografía curvilínea, la rúbrica

Error en casi cualquier superficie. Ácido, tinta, aerosol, crayolas, tiza… Me detengo en la obsesión, el deseo y la erótica que representa para este personaje estar activo en las calles, pues actúa con profusión, con el gesto de un maniaco que a partir de la repetición encuentra con que nunca es suficiente y que siempre habrá más lugares para lacerar. Encontrarse con el Error es tan inevitable como respirar smog en esta Bogotá negra, solo hay que salir a deambular”


SEÑOR OK

Carrito de compra